El orangután de Borneo está en peligro por la producción de aceite de palma

El cinco de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y desde Entre Corchetes no queremos dejar pasar esta fecha sin hacer una pequeña reflexión sobre un asunto que nos atañe a tod@s.

El tema de este año 2017, elegido por Canadá -país anfitrión-  es “Conectar a las personas con la Naturaleza”. Para ello nos proponen que celebremos este día al aire libre y que compartamos el momento: “muéstranos que estás #ConLaNaturaleza“, reza la página del evento desde donde nos invitan a participar de distintas maneras: publicando una foto o video de nuestro lugar favorito o descubriendo y documentando nuestro hábitat a través de una app.

 Cuida de ella y ella cuidará de ti

Resulta alarmante el ritmo de destrucción que ejercemos sobre el planeta y la falta de compromisos políticos reales al respecto. Proteger el medio no es una cuestión solidaria, es un asunto de supervivencia. Como ha declarado el naturalista David Attenborough en una entrevista al PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente): «Cada bocado de comida y cada bocanada de aire se los debemos a la naturaleza», así que parece bastante contraproducente no cuidar de lo que nos da la vida y la salud.

Ciencia ciudadana

Son muchas las formas en las que podemos ayudar a proteger el medio. La investigación ya no está solo en manos de los científicos, sino que cada vez son más las personas que, sin ser investigadores, apoyan distintos programas. Lo que se ha denominado ciencia ciudadana: la sinergia entre científicos y la ciudadanía de a pie.

«La recopilación de datos por multitud de ciudadanos corrientes representa una contribución valiosísima para la ciencia, sobre todo en las labores de supervisión de nuestro amenazado medio ambiente», explica Jackie McGlade, Jefa de la División de Ciencias del PNUMA.

Un claro ejemplo de esta colaboración tuvo lugar el año pasado, cuando cientos de personas recorrieron el norte de Kenya en busca de la cebra de Grévy, una especie amenazada. Los voluntarios y voluntarias fotografiaron las rayas distintivas de cerca de 2.000 ejemplares y las enviaron con sus coordenadas. Esto permitió a los científicos determinar la estructura de edad y la ubicación del 80% de la población de este animal en el que es su mayor santuario.

Hay distintas maneras de tomar conciencia de la situación de nuestro planeta, encuentra la tuya y reconéctate con la naturaleza.

Compartir: