Estrenamos calendario y lo hacemos echando la vista atrás para hacernos eco de la elección de la palabra del 2018.

Justo hace un año que compartimos en Entre Corchetes la que fue la elección del 2017: aporofobia. Y, al igual que en esa ocasión, la nueva palabra elegida también ha sido protagonista de varias entradas en el pasado año. 

A lo largo de los últimos 12 meses son dos posts donde toda la información ha girado en torno a microplástico:

También en este caso las soluciones, como el problema y como las palabras que empleamos para nombrarlos, son de todos.

    Coordinador general de la Fundéu BBVA.

Hemos querido volver a resaltar su importancia, esta vez como ganadora del título de “La Palabra del 2018”, por la trascendencia ecológica y social que implica una problemática de tal magnitud. Pues si el término hace referencia a “los pequeños fragmentos de plástico (menores de cinco milímetros) que o bien se fabricaron ya con ese tamaño para ser empleados en productos de limpieza e higiene, o bien se han fragmentado de un plástico mayor (bolsas de la compra, envases de todo tipo…) durante su proceso de descomposición”; el desastre que generan estas partículas minúsculas es realmente astronómico.

Tener presente la problemática y su magnitud es fundamental para despertar conciencias y plantearnos qué podemos aportar para revertir la situación. Estamos en época de propósitos, de nuevas intenciones… ¿Y si incluimos en ellas una revisión de nuestros hábitos y su impacto en el Medio Ambiente?

Para saber más, no dejes de consultar la charla Microplásticos y pesticidas : la combinación letal que amenaza las playas de Fuerteventura impartida por Bárbara Abaroa Pérez en la Facultad de Ciencias del Mar el pasado 5 de diciembre de 2018 y que puedes encontrar en el Catálogo de la Biblioteca Universitaria. 

Compartir: