La raza humana vuelve a estar en peligro. Los dioses no responden a sus rezos. Sin embargo, sí contestan a otros seres que habitan las tierras conocidas, como los elfos y los enanos. Este hecho solo puede significar una cosa: los humanos están a punto, otra vez, de ser aniquilados.

El gran hechicero Dorken está decidido a abrir la puerta que separa su mundo del de los dioses para hacerlos recapacitar, para pedirles una segunda oportunidad, para rogarles clemencia. Lo que jamás se imaginó Dorken es que sus acciones fueran parte de un juego que él desconocía…

 

Compartir: