Lecturas archivadas

Bibliotecas, Archivos y Museos en Canarias

Categoría: Artículos

PROBIT: sobre bibliotecas y estanterías

Nuevo “post” en el blog de los Profesionales de las Bibliotecas en Tenerife, PROBIT. Esta vez, una reflexión, más allá de la apariencia, sobre la importancia de las estanterías en las bibliotecas como infraestructura que da lugar al acceso de sus fondos.

Visiten este artículo en la web/blog de PROBIT.

Compartir:

¿A dónde irán los libros? Artículo de Antonio Morales, alcalde de Agüimes.

El artículo de Antonio Morales, alcalde de Agüimes, “¿A dónde irán los libros?” , es una interesantísima crítica y descripción sobre la realidad de la influencia de la política en las bibliotecas. Antonio nos relata cuál es esa dura realidad en las bibliotecas canarias.
Recomiendo su lectura encarecidamente. Visiten la página web Noticias de Agüimes.

Compartir:

Software gratuitos para crear archivos digitales en tiempo de crisis

Actualmente, no son muchos los archivos provinciales o municipales en España que disponen de parte de sus fondos digitalizados y en libre acceso desde Internet. Esta afirmación puede aplicarse por completo a Canarias. Que yo sepa, sólo el archivo municipal de Güímar ofrece parte de su fondo de esta manera. No obstante, parece que pronto dejará de ser el único, pues según la noticia publicada en el periódico El Día, el Archivo Histórico Municipal de la Laguna pronto difundirá sus actas y datas en la red.

Antes de continuar, debo aclarar que no me estoy refiriendo en ningún momento a la difusión de los catálogos on-line o cuadros de clasificación cuando hablo de difusión del fondo en línea. Podría llegar a pensarse esto si consultamos algunos de los archivos recopilados en la página web de Hispana, el directorio de colecciones digitales en España. En ella no siempre encontramos archivos con objetos digitales on-line, sino sólo con los instrumentos de descripción colgados en la red. Así pues, a lo que me refiero es a la disponibilidad de los fondos digitalizados, a la consulta visual y directa por el usuario desde el ordenador de su casa o trabajo, y a la posibilidad, si fuera necesario, de descargar o imprimir dichos documentos.

En este sentido, quiero proponer el uso de los software gratuitos a aquellos que aún desconozcan este terreno. Hablaré de tres gestores de archivos, todos de código abierto y libre, que llevan unos cuantos años en continuo desarrollo (habiendo superado ya la versión beta), y de los cuales, ya podemos recoger experiencias por parte de archivos que los han implantado en sus fondos. Este aspecto resulta bastante importante pues no siempre debemos fiarnos de las características técnicas y las especificaciones que nos ofrecen los sitios web de los fabricantes, donde siempre se exponen los mejores resultados posibles.

Quizás, los tres gestores de archivos más conocidos son: Archon, Archivist Toolkit e ICA-ATom. Todos permiten la descripción multinivel y el control de autoridades,  la codificación con metadatos EAD, diferentes formatos de exportación, funciones propias de la gestión de un archivo…pero cada uno tiene sus características peculiares que lo hacen más o menos usable, según las necesidades que requiera el archivo en cuestión que lo implante.

Archon fue creado en el año 2006 por la Universidad de Illinois y se caracteriza fundamentalmente por permitir su integración fácil y rápida en la red con objetos digitales de libre acceso, además de ofrecer varios idiomas para esta interfaz. Hay un documento muy interesante redactado por la IFLA en donde se mencionan más detalladamente sus especificaciones tomando como ejemplo la aplicación en el archivo de la misma universidad que lo creó. En España, es utilizado por el archivo del Ateneo Barcelonés y se han impartido en los últimos años varios cursos sobre cómo implantarlo y usarlo. También podrán encontrar en youtube un vídeo introductorio, pero existen, además, muchas publicaciones en español e inglés sobre este software que a un golpe de click, conseguirán encontrar.

Archivist Toolkit comenzó su desarrollo también en el 2006 bajo las directrices conjuntas de las Universidades de California, San Diego y Nueva York, y desde entonces se han desarrollado nuevas versiones. El gran pero que suelen atribuirle en los diversos comentarios localizados en Internet, es que necesita de una conversión previa de los registros antes de su publicación en la web, por lo que esta no se puede realizar de forma inmediata.. Aún así, ofrece muchas otras posibilidades interesantes como la exportación de registros a METS, MODS y Dublin Core, posibilitando con ello recuperar, preservar y ofrecer recursos digitales en el contexto de los nuevos repositorios online. Según el manual de instalación realizado por los profesores de la U. Complutense de Madrid, Martínez Comeche y Blázquez Ochando su instalación resulta “algo intrincada, y no siempre se garantiza la correcta configuración del mismo.” No hemos encontrado experiencias en España, pero bastantes instituciones estadounidenses actualmente lo están usando. Una lista de estas y los enlaces a sus archivos digitales se recoge en la misma web del software.

Por último, encontramos el software ICA-ATom, un gestor de archivos creado también en el año 2006, patrocinado por la misma ICA (Consejo Internacional de Archivos)y financiado por la UNESCO, por lo que cumple todas las reglas internacionales de descripción archivística: ISAD(G), ISDIAH, ISAAR (CPF)…Este es una de sus grandes ventajas.  Entre sus características podemos destacar la fácil navegabilidad que ofrece entre los documentos y niveles con la ayuda de taxonomías y los formatos EAD y EAC-CPF. Además de permitir exportar al formato SKOS orientado a ontologías web, , la también puede exportar los datos con relaciones intrínsecas (TG, TE…) para crear un Tesauro. A ello le sumamos el cumplimiento con el protocolo técnico OAI-PMH 2.0, a través de la exportación de registros a Dublin Core. Esto permite una completa interoperabilidad e integración de las normas archivísticas con la iniciativa de archivos abiertos que contengan objetos digitales y la futura web semántica que se intenta implantar desde la institución W3C. En España encontramos la experiencia del archivo del Ateneo de Madrid, que se haya descrita en la misma web. Pueden

La implantación de cualquiera de estos software requiere de un minucioso estudio previo y la comprensión completa de sus posibilidades, con el fin de realizar una buena evaluación respecto a las necesidades de los usuarios y los responsables del archivo y lograr, con ello, la mejor selección. Se debe contar con profesionales informáticos que asesoren en las tareas más técnicas: desarrollo de módulos, elección de formatos, importación de registros, conversiones, etc. Pero en estos tiempos de crisis, creo que es la mejor solución que podemos encontrar si queremos seguir difundiendo el patrimonio documental que albergan los archivos. Además, tantos que se están gastando altas cantidades de dinero en la digitalización de sus fondos, deberían contar con la posibilidad de continuar con el proyecto difundiendo las imágenes resultantes. La digitalización de los documentos no sólo tiene la función de preservarlos físicamente, sino de otorgarles, además, la característica de la ubicuidad. Y ello a través de la difusión en red , mediante una interfaz que cuente con un buen buscador, una navegabilidad suficiente, y la posibilidad de reproducción infinita de sus objetos digitales si la política archivística así lo considera.

Compartir:

Situación de los licenciados en Las Palmas ante el empleo/prácticas/becas en archivos, bibliotecas y la gestión documental

Desde mi propia experiencia escribo este breve artículo, donde quisiera señalar la situación actual de quienes pretenden integrarse como profesionales en el mundo de los archivos, bibliotecas, el patrimonio documental o bibliográfico, y los obstáculos que estos encuentran.

Resulta obvio que si la crisis económica es capaz de llegar a sectores tan importantes como la sanidad o la educación, no iba a pasar de largo por los sectores que vamos a abordar. Es tal la punzada que han recibido estos que, desde hace meses, no se otea casi ninguna oferta de trabajo ni proyecto que parezca iniciar su marcha.
No me voy a quejar por ello. Sería una denuncia entre otras tantas miles. Es tan sólo una entradilla para continuar.

Muy bien, no hay ofertas de empleo, pero eso no significa no haya trabajo que realizar. Ya antes de que la crisis profundizara en Canarias, el estado de los archivos, por poner un ejemplo, era en muchas ocasiones lamentable respecto a la falta de personal e incluso la ausencia de responsables formados (Grupo de Archiveros Municipales Canarios, 2007; José M. Castellano, 2006),y tras los recortes o los ERE, podemos suponer que la situación, en más de un caso, habrá ido a peor.

En realidad, me estoy refiriendo, sobre todo, a los archivos municipales, archivos de empresa (si los hay) o archivos de medios de comunicación. El trabajo se va acumulando, ¿y quién se encarga de darle salida? Si no vemos ofertas de trabajo, caben dos posibilidades:
1.Que el trabajo siga pendiente de hacer.
2.El contrato de estudiantes en prácticas.

Ante la primera opción, ¿qué decir? Ante la segunda, y hasta cierto punto, chapó. Al menos se saca el trabajo adelante, pero, ¿quiénes son los afortunados contratados? Tras varios meses (más de seis) inspeccionando las bolsas de trabajos de las instituciones que de ello se encargan en esta provincia, he llegado a la conclusión de que la Fundación Universitaria de Las Palmas (FULP) es el medio que canaliza estas ofertas de prácticas dirigidas, únicamente, a estudiantes de la ULPGC. Sobre esto hecho debo decir varias cosas, pero antes de empezar, me gustaría dejar claro que comprendo la política de la Fundación en cuanto a dar prioridad a sus estudiantes frente a los licenciados “de fuera” de las islas en cuanto a las prácticas nos referimos (porque becas casi no aparecen para archiveros o bibliotecarios, y si aparecen, siempre piden historiadores…y prácticamente nunca documentalistas).

No obstante, ¿por qué los archivos y bibliotecas sólo piden a estudiantes en prácticas? Obviamente, para ahorrarse los costos de personal. Entonces, este trabajo que sale adelante gracias a estos estudiantes, es trabajo que no podemos desarrollar los licenciados, ya sean historiadores o documentalistas. Con esto ya estamos contestando a la incógnita parcial de por qué no hay ofertas de trabajo en este sector profesional. Y es que si echamos un vistazo a las prácticas de la FULP (meros intermediarios) encontramos lo siguiente:

ESTUDIANTE DE HISTORIA para colaborar en tareas de archivo y documentación en empresa del sector aeronáutico.

ESTUDIANTE DE FILOLOGÍA O HISTORIA para colaborar en la Fototeca de empresa de medios informativos

Y otras tantas más de carácter similar que ya han desaparecido de la web. Esta situación, no provoca sino que los recién licenciados no tengamos oportunidades de tomar experiencia, puesto que las prácticas en cualquier institución necesitan de un convenio con la Universidad, y estas están cerradas únicamente a los estudiantes. Se podría decir que ya no existen las prácticas de antaño, en las que un recién licenciado llamaba a la puerta del organismo pidiendo prácticas y le acogían con las manos abiertas. Ahora, siempre debe haber un convenio con la universidad, y ya vemos que estos convenios no existen para licenciados. Cabe señalar que cuando hablo de prácticas me refiero a trabajo gratuito a cambio de acumular experiencia por parte del interesado. Sí, ya no podemos ni trabajar de forma gratuita. Hasta qué punto ha llegado esta situación.

Resumiendo lo dicho hasta ahora, diré que no sólo no hay ofertas de trabajo, sino que a las prácticas tampoco podemos optar. No incluyo las becas porque estas, necesariamente, requieren un salario mínimo, y ya vemos cuál es la actitud de los empresarios o responsables que publican sus ofertas, de los cuales, por cierto, nunca se menciona el nombre. En una de ellas, que ya no se halla publicada, recuerdo que pedían a un estudiante especializado en bibliotecas digitales. Que yo sepa, sólo existen dos másteres en España (sólo accesibles al término de la carrera) que recojan estos contenidos en sus programas. Así, pues, ¿cómo puede un estudiante de historia estar especializado en bibliotecas digitales? Lo único que se me ocurre es que haya realizado otra práctica en un sitio parecido…y estamos en las mismas.

En fin, este es el panorama para los licenciados en historia, en filología y los documentalistas. Parece que no hay muy pocas oportunidades. Sólo queda esperar…a que cambien las cosas.

Aún así, quiero dar un atisbo de esperanza con este beca insólita y reciente también ofertada por la FULP:
Es la única que he logrado recuperar desde hace, repito, más de seis meses.

Empresa del sector aeronáutico solicita: LICENCIADO/A EN HISTORIA para colaborar en la edición de libro histórico. Otros requisitos: – Ofimática. — CENTRO DE TRABAJO: Sur de Gran Canaria — TAREAS: colaborar en la recopilación y elaboración de documentación histórica y edición de un libro con la historia de la empresa. ————– COMPETENCIAS PROFESIONALES: capacidad de búsqueda y gestión de la información, habilidades en la comunicación escrita. —

Compartir:

La situación de los clubes de lectura en las bibliotecas canarias

Tal y como se reseña en el periódico El Día, el Cabildo de Tenerife ampara una de las actividades más comunes de promoción de la lectura en las bibliotecas: los clubes de lectura. Desde que comenzó esta iniciativa, en marzo del 2011, hasta 13 bibliotecas municipales están participando del préstamo colectivo de 60 días a partir de un catálogo de 81 títulos con ejemplares repetidos que ofrece el Cabildo, fomentando con ello la lectura entre más de 200 personas. Según Cristóbal de la Rosa, director insular de Cultura y Patrimonio Histórico, resulta ser uno de los servicios más demandados.

Pero… ¿hasta qué punto funcionan los clubes de lectura en las bibliotecas de las otras islas? La casi inexistencia de blogs o páginas webs que favorezcan estas actividades vía Internet impide conocer estos datos sin llegar a pisar el espacio físico de cada biblioteca. Por eso animo a los que siguen este blog a difundirlas ya que, a veces, son desconocidas por muchos lectores debido a la insuficiente publicidad que se le da desde las mismas bibliotecas.

La página web de la Biblioteca Insular del Cabildo de Gran Canaria, anuncia este servicio con un catálogo compuesto de un mínimo de 71 títulos con 20 ejemplares cada uno. El problema es que estas cifras, al igual que el número de los 5 clubes de lectura que ampara, son datos que pertenecen al año 2007. Sin embargo, si vamos a la web “Leer es mortal”, dependiente también del Cabildo de Gran Canaria, podremos encontrar las señas de varios clubes de lectura cuyo punto en común radica en el género negro de sus propuestas de lectura. Además, fomentan la creación de estos con ayudas en formación y recursos.

Si seguimos navegando por Internet podemos encontrar el blog de la biblioteca municipal de Teatro Antonio Abdo, en Santa Cruz de La Palma, o el blog de la biblioteca y telecentro de Tabaiba, en Tenerife, que sí fomentan el club de lectura alimentado su espacio web con amplios comentarios sobre su actividad.

La biblioteca municipal de Arucas también cuenta con un blog, donde relatan sus numerosos eventos y, entre ellos, nos topamos con el club de lectura infantil.

Por otro lado, si visitamos las webs de las bibliotecas universitarias, cabe decir que la U.L.P.G.C. cuenta con “La calma lectora”, su club de lectura que difunde a través de un blog propio. En cambio, la U.L.L. no parece tener activo ninguno.

Estos son los únicos blogs o sitios webs que he podido localizar y que contienen información sobre sus actividades y, en particular, sobre los clubes de lectura, pero tenemos que dar por sentado que muchas más bibliotecas de Canarias ofrecen este servicio a sus usuarios. Tengo que decir que he obviado los blogs de las bibliotecas escolares. No porque me parezcan menos importantes, sino porque, afortunadamente, son muchos, y no daría abasto en su localización. Pero es importante quedarnos con este dato.

Desde la página “Leer es vital” nos llega la esperanza de que se publique un listado de los clubes de lectura existentes, una información muy útil para los lectores canarios y aquellos que seguimos el funcionamiento de las bibliotecas en esta Comunidad Autónoma.

Compartir:

Biblioteca Universitaria



© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal