El reciente fallecimiento de Stan Lee nos obliga a cambiar el título de la película de este mes. Y es que el creador de Spiderman, Hulk, Thor, Doctor Strange, Daredevil, Los Cuatro Fantásticos, Los Vengadores, X-Men  y otros superhéroes (y supervillanos) del cómic, bien merece que The End, como cualquier blog de cine, le dedique un recuerdo póstumo. Qué mejor manera de hacerlo que trayendo un personaje que saltó a la gran pantalla hace diez años: Iron Man (DVD 9412).

El Iron Man del debut, sin los colores rojo y oro que tendría después

El concepto del Hombre de Hierro surgió del interés del escritor por la Guerra Fría y sus implicaciones económicas y tecnológicas. Eran los años 60 del siglo XX, en plena carrera nuclear, de ahí un personaje como Anthony Stark: un magnate de la industria militar y un genio de la tecnología aplicada a las armas más revolucionarias y destructivas. Con el tiempo, Lee y su equipo de trabajo (entre ellos, Jack Kirby, co-diseñador de personajes de Marvel Comics) se centraron en preocupaciones más cotidianas, como la corrupción, la delincuencia y el terrorismo. En solitario, o más habitualmente, como líder de Los Vengadores, Iron Man ha sido sido llevado a la televisión, el cine animado y los videojuegos. El film de 2008 fue el primero con actores de carne y hueso.

El proyecto había sido acariciado largo tiempo, hasta que en 2005 Marvel Studios recompró los derechos y puso en la dirección a un casi desconocido Jon Favreau, y al frente del plantel artístico a un Robert Downey Jr. necesitado de un taquillazo. La elección para el rol protagonista no pudo ser más afortunada, pues la personalidad excéntrica de Downey se ajusta perfectamente a las dosis de simpatía y descaro que demanda Tony Stark. En sus manos, la conversión de arrogante y cínico hombre de negocios en superhéroe (accidente traumático de por medio), resulta menos chirriante que en otros famosos defensores de la Ley. El reparto se completa con Terrence Howard, Jeff Bridges, Shaun Toub y Gwyneth Paltrow; el propio Stan Lee, amigo de cameos en las producciones Marvel, se interpreta a sí mismo en una fugaz aparición.

Aunque convencional, la historia entretuvo y divirtió al público y mereció reseñas positivas de la crítica. El carisma de Downey tuvo mucho que ver en el resultado; pero también influyó una producción costosa (140 millones de dólares), que incluye la fabricación de armaduras reales para dar más realismo al exoesqueleto motorizado, digitalmente diseñado, del superhéroe tecnológico más avanzado del momento. Se comprende que Iron Man se convirtiese en un fenómeno mundial y que Robert Downey Jr. haya repetido el personaje individualmente (Iron Man 2 y 3), en calidad de miembro de Los Vengadores (Los Vengadores, Vengadores: la era de Ultrón, Capitán América: Civil War, Vengadores: Infinity War) y de mentor de Spiderman (Spider-Man: Homecoming). Stan Lee no podría estar más orgulloso de su criatura.

Compartir: