Desde Asia nos ha llegado recientemente una buena muestra de buen cine elaborado en países como China, Japón, Corea del Sur, India, Mongolia… Algunas de ellas dirigidas por directores importantes de la historia del cine como Yasujiro Ozu, del que hemos recibido títulos como Historia de las hierbas flotantes (1934),  El hijo único (1936), Principios de verano  (1951), Primavera precoz (1956). Filmadas con su estilo exquisito en el que narra la vida y los problemas de las familias japonesas con su particular punto de vista, tomando planos con la cámara fija y en un ángulo bajo a escasos 90 centímetros del suelo. También hemos recibido títulos de otros directores más actuales que han tenido participaciones destacadas en importantes festivales de cine en estos últimos años, como el director chino Chen Kaige y su película Together  (2002), premiada con dos Conchas de plata al Mejor director y al Mejor actor en el Festival de cine de San Sebastián del año 2002. Se trata de una historia sencilla narrada magistralmente y con momentos cinematográficos intensos. Además destacamos Sueños de Shanghai (2005) del director chino Wang Xiaoshuai, que recibió el Premio del jurado en el Festival de Cannes de 2005. Por último, La boda de Tuya (2006) del también chino Wang Quan’an, Oso de oro a la Mejor película en el Festival de cine de Berlín de 2007, también otra historia aparentemente banal con una fuerte carga de humanidad, sobre como los pequeños detalles inciden en la vida cotidiana. TheEnd