Según el estudio The 2011 Lorca earthquake slip distribution controlled by groundwater crustal unloading, publicado por la revista científica Nature Geoscience, concluye que el seísmo de 2011, que dejó nueve muertos y destruyó barrios enteros de la ciudad, estuvo influido por la extracción excesiva de agua para riego desde el acuífero del Guadalentín. El estudio, en el que participan científicos españoles, relaciona por primera vez el hundimiento del terreno por la pérdida del acuífero con las características el seísmo.

Consulta el informe completo en Nature Geoscience