ECO 338.48 FER via

Lo que para algunos son fechas de diversión y entretenimiento, para otros supone el comienzo de un auténtico infierno, y no por las altas temperaturas del verano, precisamente.

El periodista Joan Lluís Ferrer hace un interesantísimo recorrido por cuatro destinos de la costa mediterránea, analizando el fenómeno del turismo de borrachera en su libro Viaje al turismo basura, editado por la UOC en 2016.

Con un tono ameno y ágil, Ferrer nos acerca a una situación que cada vez tiene más protagonismo en las páginas de sucesos y que está produciendo la desaparición de barriadas completas, obligadas a cambiar de domicilio para poder hacer su vida con normalidad, ya sea por los ruidos y altercados que se producen, como por el acoso de las empresas de apartamentos vacacionales. Ciudades que se convierten en bares gigantescos sin horarios ni leyes que pongan fin al desmadre y donde solo proliferan negocios que alimentan la rueda del alcohol, obligando a los negocios de siempre a cerrar.

Las consecuencias son nefastas, de un lado, el número de jóvenes que mueren por los efectos de las drogas y el alcohol, británicos en su mayoría. Y de otro, el modelo de turismo que se propone, completamente excluyente, pues donde se da este tipo de turismo, no se puede dar otro.

Lo que en un principio comenzó siendo una propuesta de los empresarios locales del sector para activar las temporadas bajas,  ha terminado convirtiéndose en un negocio que deja graves consecuencias y que, además, solo deja beneficio a las empresas británicas, que han monopolizado el sector y hasta exportan la mano de obra.

El viaje que nos propone el autor de este libro supone un descenso gradual, desde el destino donde la situación está más o menos controlada, hasta el descontrol de Magaluf, en Mallorca. Ferrer nos advierte que, una vez se entra en este peligroso ranking, las ciudades tienen muy pocas posibilidades de dar marcha atrás. Destinos vacacionales que han comenzado un viaje sin retorno.

La lectura de Viaje al turismo basura plantea una realidad incuestionable: la necesidad de promover un turismo sostenible, de calidad, respetuoso, que satisfaga las necesidades tanto del viajero y del empresario, como de los residentes habituales.

Estos lugares han pagado un alto peaje por promover este turismo: mafias dedicadas a las drogas, el alcohol, la prostitución, ayuntamientos que, o miran hacia otro lado sin aplicar las sanciones correspondientes, o se ven completamente desbordadas para actuar; hoteleros que han tomado el control justificándose en el beneficio económico.

Viaje al turismo basura propone un debate fundamental: ¿nos vale todo tipo de turismo? Turistas que llegan atraídos con un eslogan como “Diversión hasta que te recoja el médico, del turoperador TUI,  nos obliga, cuanto menos, a reflexionar sobre la cuestión.

Si te apetece que sea parte de tus lecturas estivales, no dejes de pasarte por  la Biblioteca Universitaria y podrás beneficiarte del préstamo de verano: podrás disponer de él hasta el 15 de septiembre, sin necesidad de hacer renovaciones. Recuerda que el edificio de la Biblioteca General, permanecerá abierto todo el verano, consulta nuestros horarios.

Compartir: