Llega el verano y con él la celebración del Día del Orgullo. Las ciudades se llenan de banderas arcoíris, de carrozas y de fiestas. Pero… ¿cuál es el origen de la bandera multicolor que representa a la comunidad LGTBI*?

En este 2018 se celebran 40 años de la bandera arcoíris. Fue en 1978 cuando ondeó por primera en las calles  de  San Francisco.

El encargo lo hizo Harvey Milk, político y activista, el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en Estados Unidos. El activista estaba ultimando los detalles de la marcha por el Día de la Libertad Gay, programada para el 25 de junio de 1978. Milk le pidió a Gilbert Baker, quien falleció el pasado mes de marzo, la elaboración de una bandera que sirviera de referencia para la comunidad gay.

Nadie podía pensar que aquella bandera, convertida hoy en símbolo de la diversidad y la solidaridad, que recorrió las calles de San Francisco hace 40 años, llegaría a ser parte de la colección del MOMA.  

La primera bandera diseñada por Gilbert Baker, lucía con ocho colores, cada uno con un significado. Baker aseguró inspirarse en la bandera de Estados Unidos y en la canción Somewhere over the rainbow de El mago de Oz.

LOS COLORES

El rosa era símbolo de la sexualidad; el rojo, de la vida; el naranja, de la salud; el amarillo, del sol; el verde, de la naturaleza; el turquesa, de la magia; el azul, de la paz; y el violeta, del espíritu. Junto a Baker, más de 30 voluntarios tiñeron las bandas de algodón con colorantes naturales, las unieron con aguja e hilo, y las plancharon.

Más tarde, Baker eliminó el color rosa de la bandera porque su fabricación era muy costosa; también combinó el turquesa y el azul. De este modo, el estandarte del orgullo gay adquirió su aspecto actual y se quedó con seis colores.

Compartir: