John Nash

El matemático ganador del premio Nobel John Forbes Nash Jr., inmortalizado por el actor Russell Crowe en la película ‘Una Mente Maravillosa’, de Ron Howard, ha fallecido junto a su esposa en un accidente de tráfico al estrellarse el taxi que viajaban la pasada noche en Nueva Jersey.

Nash y su esposa Alicia, de 86 y 82 años respectivamente, murieron cuando el vehículo en el que viajaban se estrelló contra un guardarraíl cuando intentó adelantar a un vehículo, según ha informado el sargento de la Policía de Nueva Jersey Gregory Williams al medio digital ‘NJ.com’.

El conductor del taxi fue rescatado del vehículo y trasladado con heridas que no amenazaban su vida a un hospital en la localidad de New Brunswick, unos 65 kilómetros al sur de Nueva York.

Nash recibió el Nobel de Economía en 1994 por su “Teoría de los Juegos” y está considerado como uno de los matemáticos más brillantes del siglo XX, entre otras cosas por sus progresos en la aplicación de herramientas matemáticas a otros ámbitos.

El matemático ganador del premio Nobel John Forbes Nash Jr., inmortalizado por el actor Russell Crowe en la película ‘Una Mente Maravillosa’, de Ron Howard, ha fallecido junto a su esposa en un accidente de tráfico al estrellarse el taxi que viajaban la pasada noche en Nueva Jersey.

Nash y su esposa Alicia, de 86 y 82 años respectivamente, murieron cuando el vehículo en el que viajaban se estrelló contra un guardarraíl cuando intentó adelantar a un vehículo, según ha informado el sargento de la Policía de Nueva Jersey Gregory Williams al medio digital ‘NJ.com’.

El conductor del taxi fue rescatado del vehículo y trasladado con heridas que no amenazaban su vida a un hospital en la localidad de New Brunswick, unos 65 kilómetros al sur de Nueva York.

Nash recibió el Nobel de Economía en 1994 por su “Teoría de los Juegos” y está considerado como uno de los matemáticos más brillantes del siglo XX, entre otras cosas por sus progresos en la aplicación de herramientas matemáticas a otros ámbitos.

Este año, había sido distinguido junto a Louis Nirenberg con el premio Abel, considerado el “Nobel” de las matemáticas, por sus estudios en el área de la teoría de ecuaciones diferenciales no lineales parciales.

Una vida de cine

Sin embargo, para el gran público Nash será siempre el inspirador de “A Beautiful Mind”, la película conocida como “Una mente maravillosa” en España, ganadora de cuatro Oscar en 2002.

El film, dirigido por Ron Howard y protagonizado por Russell Crowe, repasa la vida de Nash, desde sus comienzos como niño prodigio de las matemáticas hasta su caída a los abismos de la mano de la esquizofrenia y su posterior recuperación.

Hijo de un ingeniero eléctrico y una maestra, Nash nació en 1928 en Bluefild, en Virgina Occidental (EEUU) y rápidamente se distinguió por su capacidad intelectual, obteniendo becas para estudiar en el Carnegie Institute of Technology de Pittsburgh y luego en Princeton.

Allí publicó con sólo 21 años su conocida tesis, que disparó su fama entre la comunidad académica y le llevó al prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT) y a la compañía de tecnología militar RAND.

En paralelo, las turbulencias comenzaban en su vida personal, con un breve romance del que nació un hijo en 1953 y, según una biografía, con varias relaciones homosexuales y un arresto por exposición indecente.

Los problemas mentales de Nash se hicieron evidentes a finales de los años 50, poco después de casarse con la investigadora de origen salvadoreño Alicia Lardé, y cuando el matemático tenía apenas 30 años.

Diagnosticado con esquizofrenia en 1959, pasó largas temporadas hospitalizado, fue tratado con terapia de descargas eléctricas, huyó por un tiempo a Europa y perdió años en medio de la paranoia.

Aunque se divorció de él en 1963, Alicia Nash siempre se mantuvo junto al genio y en 1970 se lo llevó a vivir a su casa, donde poco a poco comenzó a superar la enfermedad.

Nash consiguió recuperarse, volvió a dar clases, recibió el Nobel y, finalmente en 2001, la pareja volvió a contraer matrimonio.

Durante las últimas décadas, ambos dedicaron buena parte de su tiempo a llamar la atención sobre las enfermedades mentales, que también afectaron a su hijo John, que siguió la estela de su padre como matemático.

En El Mundo, 24/05/2015

Compartir: