globos-de-oroEn la noche de ayer (madrugada en España) tuvo lugar la 74ª ceremonia de los Golden Glob Awards, o Globos de Oro, una de las grandes citas anuales del cine y la televisión.

Conforme a lo previsto, hubo un ganador indiscutible: el musical La La Land (La ciudad de las estrellas) obtuvo todos los galardones a los que había sido nominado. Un triunfo sin precedentes en estos premios, que habla bien a las claras de la íntima relación de Los Angeles con el cine y la música.

La película de Damien Chazelle ha ganado siete Globos: mejor comedia/musical, mejor dirección, mejor guion, mejor actor (Ryan Gosling) y mejor actriz (Emma Stone) de comedia/musical, mejor música original y mejor canción original.

Entre el resto de los premiados destacan Moonlight (mejor drama), Casey Affleck (mejor actor dramático en Manchester by the Sea) y la francesa Elle (mejor película en lengua no inglesa y mejor actriz dramática, Isabelle Huppert).

El palmarés de las series fue más repartido, pero favoreciendo a las nuevas producciones antes que a las consagradas. The Crown, Atlanta y America Crime Story: The People v. O.J. Simpson, son, respectivamente, las mejores series dramática, comedia/musical y miniserie/telefilme. The Night Manager (en España, El infiltrado) se llevó tres estatuillas, incluída la de mejor actor secundario para Hugh Laurie (el inolvidable Doctor House).

La importancia de los Globos de Oro radica no sólo en que se los considera la antesala de los Oscar (y a los ganadores de aquéllos en favoritos para estos), sino, además, en que los concede la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood. Su objetivo es reconocer la excelencia del cine y la televisión dentro y fuera de Estados Unidos, aunque con preeminencia anglosajona.

La gala de este año también supuso el noveno Globo de Oro (esta vez honorífico) para Meryl Streep, cuyo discurso de agradecimiento ha suscitado una agria respuesta del presidente electro Donald Trump. La presentación del evento, a cargo del mediático Jimmy Fallon, tampoco estuvo libre de polémica.

Queda por ver si los premios BAFTA y, sobre todo, los Oscar, ambos en febrero, nos depararán alguna sorpresa o se limitarán a cumplir las expectativas.

Compartir: