El pasado sábado, 4 de febrero, se celebró la 31ª edición de los Premios Goya, la cita anual de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Este año, la ceremonia tuvo dos ganadores incontestables. Un monstruo viene a verme, de Juan Antonio Bayona, concretó nueve de doce nominaciones, incluyendo la mejor dirección. Tarde para la ira, de Raúl Arévalo, cuatro de once, entre ellas mejor película y mejor dirección novel.

El Goya a mejor actriz protagonista fue para Emma Suárez, que hizo histórico doblete con el de mejor actriz de reparto, gracias a sus papeles en Julieta y La próxima piel, respectivamente. Roberto Álamo se llevó el galardón de mejor actor protagonista, por su actuación en Que Dios nos perdone.

Entre el resto de premiados, hay que destacar el Goya de Honor para Ana Belén. Y los resultados más bien decepcionantes de El hombre de las mil caras (2 Goya de 11 nominaciones), 1898. Los últimos de Filipinas (1 de 9) y Julieta (1 de 7) .

El popular actor Dani Rovira condujo la gala por tercer año consecutivo. Pese al esfuerzo por acortar su duración, no bajó de las tres horas.

Compartir: