¿Quién dice que una buena historia de amor tiene que ser intensa y pasional? El cine, es cierto, está lleno de películas que tratan, con grandes dosis de emotividad, de las grandezas y las miserias de las relaciones de pareja. Pero esta vez, y para compensar el regusto amargo de Anomalisa, te proponemos una historia amable y pausada: Paterson (DVD 10784), de Jim Jarmusch.

El argumento es sencillo: la crónica de una semana en la vida cotidiana del protagonista, un tipo tranquilo, de buen carácter, aunque de poca conversación, que trabaja como conductor de autobús y es poeta aficionado. Le vemos levantarse por la mañana, cumplir con sus obligaciones laborales, escribir versos en un cuaderno, charlar con su esposa Laura, sacar el perro a pasear, tomar una cerveza en un bar, dormir… Y vuelta a empezar.

La rutina de una persona a quien nunca le sucede nada extraordinario, puede dar para mucho o para nada, depende del enfoque y de la habilidad del director. El cine de Jarmusch ha sido criticado en ocasiones, precisamente, por la escasa o nula acción. Pero ahí, probablemente, radica el encanto de esta película. Retrata con ternura intimista a la pareja, sus rituales y complicidades, el torbellino extrovertido de ella, la calma de él, dos caracteres contrapuestos que se complementan. Un poema a las pequeñas cosas, dotado de realismo y sentido del humor.

Paterson recibió críticas positivas, destacando la actuación de Golshifteh Farahani (actriz iraní que protagonizó A propósito de Elly y La piedra de la paciencia) y, sobre todo, la de Adam Driver en un papel tan alejado del atormentado Kylo Ren de la tercera trilogía de la saga Star Wars. No se tradujo en una cosecha de premios; pero ni falta que le hace a este canto a las historias mínimas, esas que pertenecen a la gente corriente que se expresa, ama y sueña en sus valiosas vidas corrientes.

Compartir: