A veces, The End corre el riesgo de parecer una sucesión de notas necrológicas. Es inevitable, porque los grandes personajes del cine del siglo XX que siguen vivos, tienen -o van camino de tener- una edad avanzada. La pérdida más reciente es la de Franco Zeffirelli, fallecido el sábado pasado a los 96. Retirado desde hacía más de quince años, su nombre irá por siempre asociado a Romeo y Julieta, su película más famosa. Pero sería injusto limitar su crédito artístico y profesional a un solo título, pues, además de cineasta, fue diseñador, realizador y productor de teatro, ópera y televisión.

Gian Franco Corsi Zeffirelli debutó como director de cine a finales de los años 50, después de haber trabajado a las órdenes de Vittorio De Sica, Roberto Rossellini y Luchino Visconti. Sin embargo, durante la década siguiente se centró sobre todo en la faceta operística, en Europa y los Estados Unidos. Hizo amistad con la soprano Maria Callas, a la que produjo en el Convent Garden de Londres en 1962 (Don Carlo de Verdi, Carmen de Bizet) y 1964 (Tosca de Puccini), cuyos momentos estelares se recogen en Maria Callas at Convent Garden 1962 and 1964 (DVD 963).

Zeffirelli y Olivia Hussey durante el rodaje de Romeo y Julieta

La experiencia así adquirida lo animó a retornar a la gran pantalla, y en dos años consecutivos entregaría sendos clásicos de Shakespeare: en 1967, La mujer indomable (DVD 4496), o sea, La fierecilla domada, con Liz Taylor y Richard Burton de protagonistas; y en el 68, Romeo y Julieta (DVD 5455), un bombazo mundial y la más famosa versión que se haya hecho de la inmortal tragedia de los amantes de Verona, interpretados por los jovencísimos y desconocidos Leonard Whiting y Olivia Hussey.

A pesar del éxito, la trayectoria cinematográfica de Zeffirelli no fue especialmente abundante, ni demasiado regular. En los 70 filmó dos interesantes dramas de temática religiosa: Hermano Sol, hermana Luna (DVD 9802), biografía de Francisco de Asís, y la miniserie de TV Jesús de Nazaret (DVD 3759 y 3760), más el remake de un clásico pugilístico de 1931 (El campeón). Luego alteró aciertos y sonoros fracasos; dos adaptaciones, la shakesperiana Hamlet, el honor de la venganza (DVD 9818) y Jane Eyre (DVD 3740), sobre el relato de Emily Brontë, destacan por encima del resto. Su última cinta, Callas Forever (DVD 1827), aunque muy lejos de sus mejores obras, fue un homenaje postrero a la diva y la amiga.

Quizá fuera en la ópera donde Zeffirelli dio lo mejor de sí mismo (quien sabe si correspondiendo a su apellido de aire mozartiano). Sus producciones en los 80 del Pagliacci de Leoncavallo, La Traviata y el Otello de Verdi, con unos espléndidos Teresa Stratas y Plácido Domingo encabezando los repartos, son referencias obligadas en las realizaciones operísticas para TV y cine. En la Biblioteca Universitaria encontrarás la primera de estas grabaciones junto a una Cavalleria rusticana de Mascagni (1982), así como una Carmen de Bizet (1978), ambas con Domingo y Yelena Obraztsova.

Compartir: