Atendiendo a que hoy, además de solsticio de verano, es la Fiesta de la Música, comentamos un disco publicado en junio de 1995. Su autora, una cantante hasta entonces desconocida fuera de su país natal, Canadá. Y una auténtica revelación. Tanto, que Jagged Little Pill (CD 1124) no solo fue el primer trabajo internacional de Alanis Morissette, también ha sido lo mejor de su carrera.

La ahora estadounidense (desde 2005) había mostrado en sus dos primeros álbumes un pop enfocado a las pistas de baile, como atestiguan Too Hot y Walk Away. Jagged Litlle Pill le cambió el rumbo. Nuevo productor y nueva discográfica (Maverick Records, fundada por Madonna en 1991) trajeron un estilo renovado: un rock de melodías contundentes, entre guitarras grunge y programaciones hip hop, aderezado con algunos hooks logrados Y, dato importante, las letras, escritas junto a su mentor Glen Ballard, y una voz singular, de mezzosoprano ligera, su instrumento principal (también es suya la armónica a lo Bob Dylan en tres de los doce temas).

La grabación y producción abarcó un año entero, de marzo de 1994 a abril del 95. Entre julio de este último y septiembre del 96 se extrajeron seis sencillos. El primero, You Oughta Know (“Debes saber”), rabioso ajuste de cuentas con un exnovio, posicionó a Alanis en lo alto de las listas de canciones más pinchadas en las emisoras de radio de “rock moderno” de Estados Unidos, lo que no estuvo nada mal para un debut:

Hand in my Pocket (“La mano en mi bolsillo”) es un tema más optimista y, desde luego, más amable, de ahí el movimiento en cámara lenta de este vídeo promocional en blanco y negro:

El tercer single, Ironic, fue el de mayor éxito y disco de oro en USA. El título y la letra fueron objeto de algunas críticas y burlas, por aplicar el término “irónico” a situaciones que técnicamente no lo son. (Sí, esta clase de debates ya existía antes de Internet, que, eso sí, amplificó la controversia años más tarde. Lo mejor será que te hagas una opinión propia viendo una versión subtitulada del vídeo promocional.) Sea como fuere, sigue siendo la canción más famosa de la artista:

Del resto, You Learn (“Aprende”) y Head over Feet (“La cabeza sobre los pies”) responden a un perfil más suave. All I Really Want (“Todo lo que realmente quiero”), tercero y último de los singles editados en Norteamérica, no tuvo el eco de los anteriores, quizá porque ya había pasado el efecto sorpresa del fenómeno AM (de hecho, no hubo vídeo oficial):

Alanis Morissette nunca repitió la acogida de su “pequeña píldora afilada”. A los 21 años había irrumpido a lo grande en el mercado internacional, gracias a una imagen rebelde, ganas de contar cosas, melodías pegadizas y una producción cuidada. Después, publicaría otros cinco álbumes de estudio, sin que ninguno lo igualara en ventas (33 millones de copias hasta 2009), premios (cuatro Grammy, tres MTV Music Video Awards, etc.) ni popularidad. Y, mientras ella daba rienda suelta a otras inquietudes artísticas y personales, el recuerdo de Jagged Little Pill ha perdurado, hasta renacer en forma de musical que se estrenará en Brodway en noviembre de este año.

Compartir: