¿Recuerdas Despacito? ¿Sabías que, solo en el primer año (2017), su vídeo tuvo más de 4000 millones de visitas en Youtube y que, de estas, la mitad fue antes de mediados de junio? ¿O que entre ese momento y el principio de agosto se incrementaron en otros 1000 millones? La conclusión salta a la vista. Si bien lo petó en los meses más cálidos, el tema de Luis Fonsi y Daddy Yankee es el ejemplo de cómo ya no es necesario esperar a las vacaciones estivales para que temas así se escuchen en internet, radios y móviles.

Y, sin embargo, el concepto “canción del verano” sigue vivo. De modo que decidimos rebuscar en la vieja colección de cedés de la Mediateca y seleccionar 10 temas que en su día brillaron con luz propia. Pero ¡ojo!, porque, aparte de tener todos más de veinte años de antigüedad (y alguno más de cincuenta), no responden siempre al tópico de la típica “canción del verano”. En resumen: no esperes encontrar aquí reguetón, trap ni artistas de moda. ¿Te animas?

Con esto, The End te dice adios hasta el próximo curso universitario. Disfruta de la playa, la montaña… o del ventilador de casa. Nos vemos a la vuelta.

1) Cantantes y músicos que se ocuparan del verano los hubo siempre. Sin ir más lejos (más todavía), empecemos con The Beach Boys, los californianos más famosos de Estados Unidos en los años 60 y 70 del siglo XX. Sí, Brian Wilson compuso Surfin’ USA (1963) inspirándose más de la cuenta en una melodía de Chuck Berry. Pero eso no quita para que sea el prototipo de canción veraniega: rítmica, divertida, pegadiza y sin complicaciones:

2) Ahora que The Beatles están de actualidad gracias a Danny Boyle, no nos resistimos a incluir una de las mejores canciones de George Harrison durante su etapa en el grupo. Heres Comes the Sun, del álbum Abbey Road (1969), en realidad no es un canto al estío, sino al primer rayo de sol de la primavera (y también a la libertad compositiva que Harrison demandaba a sus compañeros). En cualquier caso, un tema que, medio siglo después, conserva las buenas vibraciones del primer día:

3) Mungo Jerry no es una persona, sino el nombre de una banda de folk-rock británico que hoy es recordada por una sola canción: In the Summer Time (1970). Un tema veraniego redondo, de esos que cada cierto tiempo recupera la publicidad comercial y que cualquiera termina reconociendo, aunque no sepas quién ni cuándo lo compuso, ni la pinta del intérprete (¡y es difícil olvidar la del vocalista Ray Dorset!):

4) Los ingleses tuvieron a The Beatles, los americanos a The Beach Boys y los españoles… Pues los españoles tuvimos a grupos como Fórmula V. Liderados  por el simpático Paco Pastor, sacaron un trío de temas para esta época del año que sonaba a todas horas en playas, piscinas, guateques y verbenas: La playa, el mar, el sol, el cielo y tú (1969), Vacaciones de verano (1972) y  este Eva María de 1973:

5) Eagles no fue, ni mucho menos, un one-hit-wonder, pero su nombre está asociado a una canción en especial: Hotel California, del álbum homónimo de 1977. Según Don Henley, batería y vocalista, la letra no va del verano, sino del lado oscuro del American Dream. OK. Pero, si te guías únicamente por la tonada, ¿a que suena a puesta de sol playera y relax, mojito en mano? En fin, la música de Don Felder, la voz de Henley y el extenso y famosísimo solo de guitarra firman una obra maestra del rock. Puedes comprobarlo en esta versión en vivo grabada al mes de publicarse el single:

6) ¡Atención, porque llegamos a los 80! Sobran las palabras ante la estética y el arte de este video de Righeira, el dúo italiano que en 1983 colapsaba las ondas de radio y las pistas de baile en España y otros países con un Vamos a la playa de lo más oportuno. Las alusiones a bombas que estallan y a la radioactividad del agua son una guiño al contexto político de la época (la Guerra Fría y la escalada nuclear entre USA y la URSS). Una curiosidad para un himno veraniego en toda regla, el que se apuntaron estos representantes del italo disco ochentero:

7) Con más ideas y mayor sentido del ridículo, Radio Futura rodó este vídeo para promocionar Escuela de calor (1984), el primer sencillo de su segundo álbum de estudio. El grupo había pasado por una etapa de recomposición y se introducía en los ritmos y melodías latinas que luego explotaría más abiertamente. Pero este tema en concreto tiene una onda funky (acentuada en la versión instrumental) que le facilitó entrar en las listas de éxitos españolas. La letra habla de sol y piscinas, pero el vídeo desvela qué clase de “escuela de calor” es:

8) A veces ocurre que una buena canción pasa sin pena ni gloria cuando se estrena, la regraban al cabo de los años y, entonces sí, da la campanada. Que se lo digan a Kimberley Rew, autor del temazo Walking on Sunshine de Katrina & The Waves. La versión original pertenece al álbum debut (1983), pero la que catapultó a la fama al cuarteto anglo-estadounidense salió en el elepé Katrina and the Waves del año 1985 (compuesto en su mayor parte de remezclas y regrabaciones). El derroche de fuerza y optimismo de veras hace que nos entren ganas de ir “Caminando bajo el sol”:

9) Con su pinta de empollones, los gemelos Reid, alma de los escoceses The Proclaimers,  editaron en agosto de 1988 el pegadizo y refrescante I’m Gonna Be (500 Miles). Un alegre tema rock, con raíces folk, dando forma a una extraña declaración de amor. Tardó en disfrutar del reconocimiento internacional, bastante más que Walking on Sunshine; exáctamente, hasta que apareció en la banda sonora de Benny & Joon, comedia romántica de 1993 protagonizada por Johnny Deep:

10) Difícilmente hubo alguien en el planeta Tierra, entre 1994 y 1998, que no supiera quién era Macarena. Otro dúo, pero esta vez español, fue el responsable de que la historia de esta joven con novio de apellido Vitorino se escuchase, 24/7, 365 días al año, primero en España y después alrededor del mundo. Y es que el “macarenazo” de Los del Río, en sus diferentes versiones (escucha aquí la original), fue el mayor éxito global de aquella década a raíz de su desembarco en Latinoamérica y, sobre todo, Estados Unidos: el remix inglés Macarena (Bayside Boys), un producto made in Miami, permaneció 14 semanas consecutivas en el número 1 del Billboard Hot 100, sonó en el Yankee Stadium y en la Super Bowl, en los Juegos Olímpicos de Atlanta, en la campaña electoral del presidente Bill Clinton… Todavía es la canción española más vendida de la historia y una melodía y coreografía inconfundibles del verano:

Cerramos con una propina y barriendo para casa. Sobran las razones para que nuestro compañero Ginés Cedrés y Los Coquillos figuren en este particular Top. Una de ellas es Borracho hasta el amanecer (1993). Un himno fiestero para varias generaciones, dentro y fuera de Canarias. Un pequeño clásico, imprescindible en cualquier encuentro musical popular que se precie. Y, no menos importante, un estupendo antídoto contra los males del corazón:

 

Compartir: