La erupción submarina de la isla de El Hierro, que duró 138 días, perturbó de forma radical las condiciones ambientales locales y espoleó en paralelo la actividad bacteriana.

El trabajo del Grupo de Investigación Consolidado (GRC) de Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona y Roberto Danovaro, de la Universidad Politécnica de la Marche (Italia), ha permitido el hallazgo de una especie bacteriana, llamada Thiolava veneris, hasta ahora desconocida, asociada a la actividad volcánica del Tagoro.

Más información…

Compartir: