La tobermorita es uno de los ingredientes que formaban parte del hormigón romano que permitía crear finas fibras que lo hacía más resistente al agua marina. El otro gran dominio sería que conseguirían crear dicho mineral a una temperatura de 20 grados centígrados.

A la torbemorita se le sumaba cal viva, cenizas volcánicas, gravillas etc.

Aunque el hormigón actual se realiza más o menos con los mismos ingredientes su creación es mucho más contaminante que la que se realizaba en la época de los romanos debido a las altas temperaturas que se necesitan actualmente para crear la tormemorita como trabajar con la cal viva.

Si quieres conocer más información puedes consultar el artículo: Phillipsite and Al-tobermorite mineral cements produced through low-temperature water-rock reactions in Roman marine concrete

 

Compartir: