En tan solo dos días se estrena en España Bohemian Rhapsody, biopic sobre Freddie Mercury. El líder del grupo de rock Queen aún es recordado por sus fans y por haber sido un icono gay de los ’80. Hoy, a los veintisiete años de su muerte, se mantiene vivo el legado musical y la condición de referente de la comunidad LGBT+, que el transcurso del tiempo no ha hecho sino acrecentar.

Aunque la crítica internacional ya recibió la película de Bryan Singer con división de opiniones, habrá que esperar al veredicto de las salas de cine. (La semana pasada fue la premier en el Reino Unido; en Estados Unidos se retrasa hasta el 2 de noviembre.) En cualquier caso, es una de esas ocasiones imprescindibles para los seguidores del cantante y su grupo. Con mayor motivo, si se cumple el anuncio de su pase en VOSE, opción que siempre recomendamos en The End. Nosotros nos limitamos ahora a recordar la trayectoria musical de Mercury y Queen, una combinación indisociable y triunfadora.

El cantante en 1977

Farrokh Bulsara es el nombre que recibió nuestro protagonista al nacer en 1946. De origen indio parsi, con dieciocho años se trasladó a Inglaterra, donde estudió Arte y comenzó su carrera musical. En 1970 se unió a Brian May y Roger Taylor para fundar Queen, al tiempo que él mismo adoptaba el nombre artístico de Freddie (sobrenombre con el que ya era conocido de niño) Mercury. La formación definitiva se completaría al incorporarse poco después John Deacon al bajo, con May en la guitarra, Taylor en la batería y Mercury al piano, la voz principal y ejerciendo de showman. Cinco de los once cortes del álbum debut, Queen (CD 738), llevan la firma del vocalista, incluyendo Liar, el segundo sencillo:

En estos primeros ’70, Freddie tomó conciencia de su orientación sexual y adoptó una imagen que lo encasilló dentro del glam. Sin embargo, Queen siempre fue mucho más que un banda de glam-rock, incorporando elementos del rock duro y progresivo, el pop, el blues, el folk… Lo demostró el tercero de sus trabajos (Sheer Heart Attack), de donde procede Queen Killer. Y lo confirmó en 1975 el que sería su obra maestra: A Night at the Opera (CD 1292). El disco entero sobresale por los cuidadosos arreglos vocales e instrumentales, hechos con ingenio casi artesanal (“No Synthesisers!”), como explica un interesante documental del making of. Mercury compuso Death on Two Leghs (supuesto ajuste de cuentas con el anterior mánager de la banda), Lazing on a Sunday Afternoon (una canción corta que imita el estilo cabaret de los años 20), Seaside Rendezvous (un foxtrot inspirado en la misma época), Love of My Life (preciosa balada dedicada a Mary Austin, su gran amor y amiga) y, por supuesto, la legendaria Bohemian Rhapsody, una pieza de seis minutos con guiños operísticos:

Mercury y Queen cerraron los años 70 con tres elepés (en el medio, el no siempre justamente apreciado News of the World) y un puñado de buenos singles: We Will Rock You y We Are the Champions, verdaderos himnos generacionales; y Somebody to Love, Bicycle Race o Don’t Stop Me Now. Con la nueva década, cantante y grupo alcanzarían las máximas cotas de popularidad. También cambiaron de imagen, apareciendo los cuatro en la portada de Play the Game (1980) con aspecto de rockeros clásicos y Freddie luciendo pelo corto (y, pronto, el mostacho característico de la nueva etapa). La música igualmente se adaptó al sonido ochentero, aunque sin renegar del “sonido Queen”; se aprecia en Crazy Little Thing Called Love o Body Languague, ambas acreditadas a Mercury. Y en 1984 llega el bombazo de I Want to Break Free, otra canción emblemática de Queen. La autoría corresponde al bajista Deacon, pero la pinta y la interpretación de Freddie en el video promocional (vetado en los Estados Unidos) no tienen desperdicio:

Sin duda, 1985 fue el año de Mercury. Por un lado, editó su primer trabajo en solitario, Mr. Bad Guy, con temas pegadizos y bailables como I Was Born to Love You. (El año anterior había grabado Love Kills para la versión restaurada del clásico del cine mudo Metrópolis.) Por otro, después de los rumores de separación, en verano participó con Queen en el macroconcierto Live Aid (DVD 970). Al año siguiente emprenderían juntos la gira más exitosa de la banda, Magic Tour, que promocionaba el nuevo disco A Kind of Magic; el resultado se recoge en el video Live at Wembley Stadium (DVD 5193). Si sumas los anteriores We Will Rock You (DVD 984), de 1981, y Live at The Bowl (DVD 919, CD 737), de 1982, te podrás hacer una idea de cómo se desempeñaban el grupo y su frontman sobre los escenarios.

La mítica imagen captada en Wembley el 12 de julio de 1986

Freddie no supo que era portador del VIH hasta 1987. Mantuvo la noticia bajo un secreto que confió exclusivamente a un reducido grupo de personas. El progresivo deterioro físico no le impidió publicar un segundo disco en solitario, el que contiene el tema Barcelona a dúo con Montserrat Caballé. Incluso, realizó dos últimos trabajos con Queen. Una salud ya muy delicada dificultó la grabación del segundo de ellos, Innuendo. De los doce temas, compuso tres y colaboró en otros cuatro, entre ellos el que da título al álbum, en la línea épica de Bohemian Rhapsody:

Innuendo salió a la venta en febrero de 1991. En noviembre, moría Freddie Mercury. Todavía hubo un lanzamiento póstumo, en 1995, Made in Heaven, que aprovechó algunas tomas inéditas suyas.

Estatua erigida en honor a Freddie Mercury, frente al Lago Lemán (Montreaux, Suiza) en 1996

Pese a los insistentes rumores de la prensa, la muerte del cantante fue inesperada, ya que solo anunció públicamente que era seropositivo la víspera de fallecer. Supuso un mazazo para sus seguidores y una pérdida irremplazable para Queen. Sin embargo, también fue un hito importante en la historia cultural y mediática del sida. Sus compañeros fundaron una organización benéfica de lucha contra la enfermedad y celebraron un concierto homenaje que se retransmitió a escala planetaria. Han pasado casi tres décadas, pero el carisma, la voz y la música de aquella estrella, extrovertida hasta la extravagancia en público, tímida y reservada en privado, permanece en el recuerdo y el corazón de muchas personas.

* Más sobre Freddie Mercury en la Mediateca:

The Freddie Mercury Album (CD 1196). Una recopilación de diez temas en solitario, más el dúo Barcelona con Caballé.

Lover of Life, Singer of Songs (DVD 901). Con motivo del 60º cumpleaños del artista, el sello EMI editó un doble DVD con los videos de su carrera en solitario y una “Untold Story” (previamente editada en 2000) que repasa su vida y obra.

Greatest Hits I, II & III. The Platinum Collection (CD 736). Remasterización (2011) de  tres cedés de grandes éxitos de Queen, previamente editados en 1981 (I), 1991 (II) y 1999 (III). Un medio para recordar -o acercarte por vez primera- a la música del grupo que encumbró a Mercury.

Compartir: